Orquídeas

Las Orquídeas son hermosas plantas de la familia botánica Orchidaceae, muy populares y reconocidas en todo el mundo por su exuberante belleza y su simbología, que te contaremos brevemente.

Las Orquídeas

Significado de las Orquídeas

Su simbología y significados son muy variados según la cultura del lugar donde se les interprete. Es decir; hay muchos contrastes en torno a este tema. Pero de forma general, las Orquídeas simbolizan elegancia, belleza, sensualidad y seducción. Hay quienes afirman que también representan el fervor y la fertilidad. Basta con ver una Orquídea para dejar volar la imaginación y los sentidos y darle a esta increíble flor el significado que más nos inspire. Por otra parte hay quienes ya tienen su planta de Orquídeas y tienen algunas dudas con respecto a sus cuidado, como por ejemplo el punto siguiente.

Significado de las Orquídeas

Cuándo trasplantar orquídeas

Cuál es el momento más indicado para trasplantar orquídeas y cómo hacerlo, son dos preguntas muy básicas e importantes que se están haciendo muchas personas como tú, que están interesados en el cultivo y cuidados de estas flores tan significativas y hermosas como lo son las Orquídeas.

Lo primero que debes tener en cuenta es que las Orquídeas que puedes tener cultivadas en macetas son las del tipo terrestres; ya que también las hay epífitas y semiterrestres. Estas últimas son las que pueden crecer sobre hojas secas en el suelo.

Cuándo trasplantar Orquídeas

Luego, el momento más oportuno y conveniente para trasplantar tu planta de Orquídeas es inmediatamente después de la floración; en lo que comienza a producir crecimiento nuevo. Aunque te aclaramos que no es necesario hacerlo cada vez que ocurra. Sino más bien lo ideal es hacerlo cada año y medio o dos años. En caso de que no estés seguro de la fecha del último trasplante, te puedes guiar por la frondosidad de tu planta. Si notas muy desbordada la maceta, es indicativo de que necesita ser trasplantada. Para estar más seguro de que es el momento ideal para trasplantarla, puede fijarte en las siguientes características:

Si tienes raíces creciendo fuera de la maceta, es síntoma de que necesita un mayor espacio para continuar con su desarrollo. Igualmente si la planta sobrepasa el borde de la maceta. Si se presentan alguno de estos dos escenarios es momento de trasplantar.

Si hay raíces pudriéndose y se observan empapadas porque ya el sustrato no drena bien, está necesitando ser trasplantada.

Cómo trasplantar Orquídeas

Cómo trasplantar Orquídeas

Luego de tener la certeza de si realmente necesitan del trasplante, lo primero es conseguir los materiales apropiados para realizar esta práctica de la mejor forma posible.

El Sustrato

Lo primero es contar con el sustrato óptimo para un buen crecimiento de tu Orquídea. Puedes consultar en viveros especializados o realizar una consulta a algún técnico en esta temática, si así lo deseas, o si no estás seguro de qué tipo de Orquídea es la que tienes.

En general, algunas mezclas de sustratos que han dado muy buenos resultados son partes iguales de corteza de pino y fibra de coco. También debes considerar que las Orquídeas terrestres requieren que su suelo se desmenuce fácilmente y que tengan capacidad para retener el agua.  Para esto puedes también añadir material leñoso y perlita.

Un sustrato ideal también sería una mezcla de carbón vegetal, musgo esfagno, cascarilla de coco y corteza de abeto; la cual sirve para distintos géneros de Orquídeas y es muy popular. Puedes aplicar una parte de carbón vegetal, una parte de perlita y cuatro partes de corteza de cascarilla de coco o corteza de abeto.

Sustrato para Orquídeas

La maceta

El tipo o tamaño de maceta también es un factor importante a considerar a la hora de trasplantar tu Orquídea. La maceta deberá exceder en tamaño a la maceta anterior, en aproximadamente 2,5 cm de diámetro; quizás no sea necesario más. Si das un espacio excesivo, la planta dirigirá un mayor crecimiento hacia sus raíces, en detrimento del desarrollo de sus flores, y podría perjudicarla en este sentido durante meses.

El material de la maceta es igualmente importante. Este podría ser de plástico, cerámica, arcilla o vidrio. Y asegúrate siempre de que lo hoyos de la base de la maceta estén bien. Esto es imperiosamente importante, ya que de no contar con un buen drenaje, la planta se comenzará a podrir, comenzando por sus raíces. Para crear un buen drenaje, puedes agregar virutas de terracota en el fondo de la maceta.

Sacar la Orquídea de la maceta vieja

Extrae tu Orquídea de su maceta anterior con sumo cuidado. Levántala y afloja cada raíz individualmente. Si tienes raíces atascadas, usa tijeras adecuadamente esterilizadas o un cuchillo para ayudar a aflojarlas. La esterilización de las herramientas es muy importante, ya que las orquídeas son susceptibles de contraer enfermedades.

Una forma de esterilizarlas, si no tienes algún producto específico para esto, como cloro o alcohol isopropílico, es pasarlas por una llama y mantenerlas un rato hasta el rojo vivo; por supuesto, luego debes esperar a que enfríen para manipularlas y trabajar con ellas.

Ten mucho cuidado de no tocar ninguna parte de la planta con herramientas calientes, y manipula con mucho cuidado para no dañar ninguna parte sana de la planta. En este mismo punto te recordamos cortar las raíces podridas, blandas o muertas. Y si hay raíces enredadas, puedes desenredarlas con tus dedos, tratando de no romperlas.

La forma de colocar la Orquídea en la maceta es otro factor importante a considerar. El crecimiento viejo de la planta debe ir en el fondo, mientras que el nuevo a los lados, para tener un mejor desarrollo. El borde superior de la macolla, debe estar a la misma altura que en la maceta anterior; es por esto que el brote nuevo debe estar sobre la superficie de la maceta y la mayor parte de las raíces por debajo.

Finalmente ya puedes agregar la mezcla de sustrato para macetas en la nueva maceta con tu Orquídea. Viértela un tanto alrededor de las raíces y progresivamente. Ve agitando o golpeando la maceta de los lados para que el sustrato bien mullido y uniforme alrededor de las raíces y no compactado.  Las raíces no deben quedar expuestas, ya que no crecerán de forma adecuada si esto ocurre.

El llenado adecuado

El llenado apropiado debe ser hasta llegar al borde superior de la maceta. La planta debe poder quedarse vertical al terminar el procedimiento. Si es necesario puedes entutorar; esto es importante para que no crezca torcida.

Trasplante de Orquídeas

 

Un consejo muy útil que podría salvar tus plantas de Orquídeas es no cambiarla de maceta si no es realmente necesario, ya que cambiarla antes de tiempo puede ser más perjudicial para ella que estar un poco atiborrada. Trasplántala sólo si observas algunos de los síntomas que te hemos descrito.

Orquídeas
5 (100%) 1 voto

¡Comparte ahora en redes sociales!
Publicado por el .