Regiones naturales

En geografía, las regiones naturales son zonas o áreas del planeta que se caracterizan por tener un conjunto específico de características ecológicas, topográficas, orográficas, climáticas o fitogeográficas. Estos rasgos poseen una serie de recursos naturales y unos límites que, si bien son inexactos por el hecho de obedecer a definiciones establecidas por el hombre, permiten distinguir un paisaje de otro.

Regiones naturales

Visto desde esta perspectiva, las regiones naturales se diferencian entre sí según diversos aspectos puntuales que crean sus linderos. Como ya se dijo, estas distinciones son a menudo subjetivas, pero en el entorno físico se pueden observar cambios graduales entre una zona y la que le sigue. De hecho, es muy común que una región posea características de otra, o que una de ellas tenga aspectos intermedios.

Cada país y cada continente tienen zonas que se tratan por separado, razón por la cual es preciso no caer en generalizaciones. Por consiguiente, la clasificación que se ofrece a continuación no es exhaustiva, sino que es un intento aproximado por mostrar el elenco de las áreas más conocidas en la Tierra, según los estudios más recientes.

Las regiones orográficas

Son aquellas regiones naturales que se rigen por el relieve terrestre, con todas sus formas posibles. En este sentido, el punto de referencia radica en el nivel que tienen sus elevaciones sobre el nivel del mar. Las más representativas son:

Regiones de colinas: son áreas con elevaciones que no llegan a ser montañas altas; son cimas suaves, sin pendientes demasiado pronunciadas. A menudo, pueden formar pequeñas cadenas, pero estas no son muy extensas y, por tanto, no suelen abarcar un territorio tan extenso. Una muestra de ello la tenemos en la Cordillera de los Vosgos (Francia), las Ardenas (Bélgica) y los Midlands de Inglaterra.

regiones naturales llanura

Regiones de llanuras: son lugares que, por su vasta extensión, se prestan para la agricultura y, más aún, para la ganadería y el pastoreo. Aquí es frecuente que haya planicies continuas, casi sin elevaciones de algún tipo, quizás con la excepción de algunas colinas. El mejor ejemplo de ello se encuentra en los Llanos colombo-venezolanos, aunque también pueden incluirse la Pampa de Argentina.

Regiones de mesetas: son altiplanicies que pueden estar rodeadas de montañas, con climas fríos y secos, aunque también pueden ser húmedos y áridos. En la Guayana venezolana, por ejemplo, las mesetas contrastan con elevaciones conocidas como los tepuyes, mientras que la del Tíbet está flanqueada por la cadena del Himalaya. En ambas regiones naturales, el clima es bastante distinto.

regiones naturales valle

Regiones de montañas: son sitios con elevaciones grandes, monumentales, que forman auténticas cadenas montañosas con climas fríos e inclusive con la presencia de nieve. Los Andes sudamericanos, los Alpes europeos y el Himalaya asiático, son los máximos exponentes de estas regiones naturales, en las que hay parajes escarpados y casi inaccesibles para el hombre, que con frecuencia se siente atraído por estas cumbres para distintas prácticas deportivas.

Las regiones climáticas 

Son aquellas regiones naturales que se rigen por el clima, con sus variantes y matices. Las más representativas de este grupo son:

Regiones intertropicales: como lo dice su nombre, están entre los trópicos. Su clima a menudo es cálido, con temperaturas que no varían mucho durante el año, aunque hay casos particulares en los que puede haber lluvias, periodos de sequías y climas de altura. A este grupo pueden entrar los países del África subsahariana, el sudeste de Asia y parte de la América Meridional, que va desde Centroamérica y el Caribe hasta la zona septentrional de Sudamérica, cuyos confines llegan hasta el sur de Brasil.

regiones naturales

Regiones polares: evidentemente, son zonas ubicadas en los dos polos de la Tierra, el Norte y el Sur. Su clima no es el típicamente frío de las regiones de montaña, pues sus temperaturas son menores y llegan a ser extremadamente bajas, que no gélidas. Ahí es frecuente que haya témpanos de hielo y agua congelada, con una luz solar que, de no ser por el calentamiento global, apenas derretiría los icebergs.

Regiones templadas: tienen por límites las regiones polares y las intertropicales, de modo que se sitúan justo en el medio de ellas. Como el sol no llega a su pleno cenit, las temperaturas son intermedias; ni muy cálidas, ni muy frías. La fauna y la flora son abundantes, y rivalizan con las de las regiones intertropicales. Gran parte de sus paisajes pertenecen a Norteamérica, Europa y también Sudamérica, con porciones pequeñas distribuidas en Sudáfrica y Oceanía.

Las regiones fitogeográficas

Son aquellas regiones naturales que se rigen por las formaciones vegetales presentes en un área geográfica determinada, la cual a su vez tiene un clima y orografía específicos. Las más representativas son:

Chaparral: presente en los parajes chilenos centrales, sudafricanos, australianos y mediterráneos, el chaparral se caracteriza por tener inviernos fríos (aunque no tanto como en las zonas montañosas) y veranos que, si bien son secos, no llegan al extremo de las estepas mongolas. La flora, que a menudo tiene una corta vida, está acompañada por una fauna viva, repleta particularmente de roedores y reptiles. En los Estados Unidos, el chaparral puede tener un ecosistema lleno de arbustos.

regiones naturales matorral

Matorral: habitual en zonas desérticas, áridas, como en Arizona o el Sahara. Presencia de vegetación xerófila, reptiles, arácnidos y clima muy seco.

regiones naturales sabana

Sabana: se encuentra en África y, por supuesto, en la América Meridional, amén de otras zonas del mundo. Coincide peculiarmente con las regiones de llanura, si bien pueden localizarse en parajes más verdosos, como la Guayana venezolana, enfrente de los tepuyes. De fauna variada, la sabana es idónea para desarrollar actividades del sector primario, en las que se puede hacer agricultura extensiva y ganadería a gran escala. En las regiones sabaneras es posible cultivar rubros como maíz, algodón y caña de azúcar.

regiones naturales américa

Selva: entre la lluvia y el calor (o el frío, dependiendo de la parte del globo donde se halle), las regiones con selva húmeda se caracterizan por su riquísima fauna y flora, tal como sucede con el Amazonas. Los ríos pueden ser muy caudalosos, aunque también contrastan con cañadas y riachuelos más sosegados en sus corrientes. La biodiversidad, además de sus riquezas minerales, ha servido de base para la explotación de sus bienes escondidos en su suelo, además de la cacería.

Esperamos que nuestro material te haya sido de ayuda y te invitamos a compartirlo.

Regiones naturales
5 (100%) 1 voto

¡Comparte ahora en redes sociales!
Publicado por el .