Dióxido de Carbono

El dióxido de carbono es uno de los gases que más abunda en la atmósfera terrestre. Es necesario para que los seres vivos cumplan con funciones vitales tales como la respiración y la fotosíntesis. Es un gas compuesto por dos átomos de oxígeno y uno de carbono, CO2.

Forma parte de nuestras vidas en diversas formas de las que quizá no tengamos conciencia. Es usado en los refrescos, en las bebidas espumantes con alcohol y  también para descafeinar el café. Puede presentarse en su forma sólida conocida como “hielo seco” y también puede ser implementado en extintores de fuego y refrigeradores.

En el aire se puede encontrar una cantidad aproximada de 0.0388 vol % de dióxido de carbono. Aparece en los océanos en una cantidad cincuenta veces mayor y el ser humano puede exhalar 4 vol%, aunque solo pueden resistir respirar una cantidad de 2,5 vol %; si respira más allá de ésta cantidad podría presentar mareos, desmayos, decaimiento y asfixia.

dióxido de carbono imagen

Éste gas no es venenoso, pero en grandes cantidades puede llegar a causar la muerte debido a que por su densidad logra desplazar al oxígeno, razón por la cual es implementado en la extinción de incendios, ya que impide que el fuego obtenga el oxígeno que necesita para poder arder. Existen cavernas profundas con altas concentraciones de CO2 donde no se puede acceder sin suministro de oxígeno.

Ciclo del Carbono

El carbono cumple un ciclo importantísimo que forma parte de las actividades que la Tierra realiza para sostener la vida. Se denomina ciclo del carbono es el movimiento que realiza el carbono en su recorrido por la biosfera, es decir, donde hay vida; pasa por la atmosfera, la litosfera, la hidrósfera para luego regresar a la atmósfera nuevamente.

dióxido de carbono animado

El dióxido de carbono es absorbido de la atmosfera o del agua por las plantas, quienes reciben éste gas, el cual reacciona con el agua debido a la incidencia de la luz solar y crea el proceso fotosintético de las plantas, transformando el CO2 en nutrientes, biomasa, glucosa, carbohidratos y proteínas que luego son consumidos por los seres vivos que se alimentan de dichas plantas.

Posteriormente, el dióxido de carbono regresa a la atmósfera a través de la respiración de los humanos, animales y las plantas, quienes al consumir materia orgánica expiden CO2 a la atmósfera nuevamente. Recordemos que en el proceso de respiración de los seres humanos y animales el cuerpo inhala aire, toma oxígeno y luego exhala dióxido de carbono. También la quema de combustibles fósiles, los volcanes, materia orgánica en descomposición y procesos de combustión en general liberan éste gas a la atmósfera.

El ciclo del carbono es importante porque de ésta manera los seres vivos pueden utilizarlo como fuente de energía para sus funciones vitales, ayuda a que las plantas produzcas fruto y nutrientes, y nos provean de oxígeno. A su vez, es la forma en que el dióxido de carbono se mantiene en movimiento para despejar la atmósfera y evitar que ésta tenga una temperatura muy elevada.

dióxido de carbono animado

Por ende, las plantas guardan una estrecha relación con éste ciclo, siendo las encargadas de transformar el CO2 en una sustancia aprovechable. Por otro lado, podemos agregar que la desforestación nos perjudica al hacer disminuir nuestros mayores proveedores de oxígeno y los encargados de la limpieza de la atmósfera.

CO2 y el Efecto Invernadero

El efecto invernadero es el proceso realizado por varios gases, entre ellos el metano y óxido nitroso y el CO2, mediante el cual la tierra retiene el calor que emiten las radiaciones del sol y solo permite que salga un porcentaje de éste calor. De ésta manera, tal y como sucede en un invernadero, la Tierra se mantiene con una temperatura lo suficientemente cálida que permite que no se congele.

dióxido de carbono efectos

En éste sentido, el CO2 es un gas completamente necesario y el efecto invernadero es un proceso natural de la Tierra para que pueda ser un lugar habitable. Sin embargo, el exceso de emisiones de CO2 hace que la temperatura global aumente, lo cual tiene sus consecuencias también.

Como ya hemos mencionado, los procesos de combustión generan hasta un 70% de las emisiones de CO2 a la atmósfera terrestre. Siendo los combustibles fósiles la principal fuente de energía utilizada por los seres humanos en sus vehículos, industrias y demás necesidades, esto genera un aumento considerable de la cantidad de dióxido de carbono que debería regresar a la atmósfera.

El consumo doméstico de energía en los hogares también contribuye en el aumento de emisiones de éste gas, se dice que un hogar puede producir hasta ¡5 toneladas de CO2 al año!

Aunado a éste hecho, tenemos los vertederos de basura orgánica donde el proceso de descomposición de la materia tiene su cuota de responsabilidad en la proliferación de éste gas. También se deben agregar los desechos de basura electrónica que también emiten otros gases y sustancias tóxicas que van a la atmósfera y son absorbidos por los suelos, causando su contaminación y posiblemente, su erosión.

CO2 y el Cambio Climático

Como consecuencia, actualmente estamos viendo problemas como el cambio climático, directamente relacionado con los gases del efecto invernadero, el cual afecta la estabilidad de los ecosistemas al producir un aumento en la temperatura de la atmósfera, la superficie terrestre y de los océanos, incidiendo en que los casquetes polares, nuestra mayor reserva de agua dulce, se descongelen.

A su vez, los cambios atmosféricos ponen en riesgo el normal funcionamiento de las estaciones, dando como resultado periodos de sequía más prolongados o extremos como lluvias más torrenciales, tormentas tropicales y otros fenómenos que afectan biósfera terrestre.

CO2

La presencia de dióxido de carbono en la atmósfera en mayor cantidad de la debida produce una atmósfera más densa, con vapor de agua que retiene más calor, por lo tanto tenemos zonas con climas más húmedos, ideales para el desenvolvimiento de los ciclones que causan gran desastre.

Diversos países tomaron la iniciativa y el compromiso de iniciar la regulación de sus emisiones de dióxido de carbono para así aminorar los daños que éste causa cuando se encuentra en niveles tan altos en la atmósfera. Sin embargo, es tarea de todos el ser responsables con nuestro uso de los aparatos eléctricos y con las emisiones de dióxido de carbono de las que somos responsables en nuestros hogares y vehículos. ¡Es tiempo de reciclar y economizar! El planeta te lo agradecerá. No olvides compartir este material si te fue de ayuda.

Dióxido de Carbono
5 (100%) 1 voto

¡Comparte ahora en redes sociales!
Publicado por el .