Mesopotamia

Con una historia plagada de pueblos nómadas, hegemonías e imperios, Mesopotamia –nombre con el que se conoció en la Edad Antigua a la zona ubicada en el Oriente Próximo, específicamente entre los ríos Tigris y Éufrates– se caracterizó por el desarrollo de grandes obras de arquitectura, la invención de la escritura y el uso extensivo de la agricultura y la ganadería.

En los territorios que conocemos ahora como Irán, Irak y Siria, fue el espacio para el desarrollo de Mesopotamia, un espacio muy fructífero en las invenciones humanas y que sirvió como base a las civilizaciones griega y romana. Sin embargo, el final de esta vasta región se ubica hacia los años 1.500 a.C. con el levantamiento del imperio persa.

La estructura de las ciudades en Mesopotamia correspondía a la aglomeración de varios poblados en una ciudad-Estado con autonomía y gobernada por un monarca con poder militar, jurídico y religioso. Este último aspecto era muy importante en la vida social de los pueblos de Mesopotamia y en buena parte de las invenciones que luego heredarían a las sociedades siguientes.

mapa mesopotamia

Mesopotamia estaba dividida principalmente entre Asiria y Babilonia, que a su vez incluyó a los pueblos de Sumeria y Acadia. A los sumerios –quienes representan la primera civilización mesopotámica– se les debe la creación del primer sistema de escritura: la cuneiforme, que en principio se utilizaba con fines administrativos mediante el uso de barras de arcilla y que luego pasó a ser usada para dejar constancia de hechos, sucesos atmosféricos y leyendas, así como para relatar historias sobre sus deidades en los templos.

En Mesopotamia –expresión griega que significa “entre ríos”– hubo grandes avances en materia agropecuaria debido a su fácil acceso al agua y su abundancia. Los sumerios fueron los primeros en practicar la irrigación, que consiste en la elaboración de surcos o canales para llevar el agua desde los ríos hasta las plantaciones. Además, inventaron el arado de la tierra como paso previo a la disposición de las semillas y los arreos de ganado.

También a este pueblo se le reconoce la incorporación del intercambio de lingotes de oro con el sello real, que serían los inicios de las monedas como unidad de medida de valor; la invención de un sistema de pesos y medidas, y del sistema de numeración sexagesimal.

La religión como centro

Los zigurats, importantes estructuras arquitectónicas de ladrillo elaboradas por los sumerios, eran templos construidos en honor a los dioses y su cúspide era utilizada como altar para la adoración y la ofrenda de sacrificios. Debido a su altura y sus techos abiertos, estos templos sirvieron como los primeros observatorios astronómicos, área en la que también fueron pioneros y que luego les permitiría la invención del calendario.

En Mesopotamia, los templos no solo albergaban el poder religioso, sino que también, sobre o alrededor de ellos, se agrupaban las instituciones de poder político y administrativo. De esta manera, la estructura social estaba encabezada por el monarca y los sacerdotes, seguida de la nobleza cortesana o empleada (constituida por militares y administrativos); los mercaderes, campesinos y artesanos; y en el nivel más bajo, los esclavos.

En algunos zigurats también se podían hallar espacios para la producción agropecuaria y talleres, administrados por los sacerdotes y que servían para distribuir los excedentes de la producción. En líneas generales, al no existir la propiedad privada en las ciudades-Estado de Mesopotamia, los campesinos utilizaban la tierra por ser parte de la comunidad, pero era el rey el dueño absoluto de todas las tierras.

Los mesopotámicos eran politeístas y sus dioses estaban fundamentalmente orientados a los fenómenos de la naturaleza o la dote de una actividad en particular. Así, es posible encontrar referencias de deidades como Enki, quien es el dios de la sabiduría; Inanna como diosa del amor y de la guerra, y la diosa de las montañas es Ninhursag. En el siglo XVII a.C. el rey Hammurabi, de Babilonia, impuso a Marduk como dios principal y a quien se le atribuían los dones de la creación del universo y los hombres.

Al rey Hammurabi también se le debe la escritura de uno de los conjuntos de leyes más antiguos del mundo: el Código Hammurabi. Con unas 282 leyes, el Código Hammurabi está inscrito en un bloque de piedra y contempla la regulación de actividades cotidianas, los actos constitutivos de delito y sus respectivas penalizaciones.

Culturas antiguas

Desde el punto de vista arqueológico, se ha realizado una división de Mesopotamia en periodos, según el tiempo y la ubicación geográfica de las culturas. Entre los años 6.100 y 5.400 a.C. se ubica la cultura de Halaf en la alta Mesopotamia, caracterizada a partir del yacimiento de Tell Halaf y que se puede ubicar en el periodo 6 de la historia de Mesopotamia.

Los vestigios encontrados permiten evidenciar en la cultura Halaf una preocupación por el urbanismo, el avanzado uso de la cerámica y de hornos de altas temperaturas, además de la extensión de la manufactura a partir de metales como el cobre y el plomo.

La cultura Hassuna-Samarra se ubica en la baja Mesopotamia entre los años 5.600 y 5.000 a.C. Se trataba de pueblos con producción agropecuaria, distinguidos además por un uso avanzado de la cerámica tanto en su elaboración como en sus adornos.

Con una datación histórica inicial de unos 5.000 a.C., la cultura de El Obeid ha sido considerada como el primer estadio de la civilización sumeria. Desde el punto de vista arqueológico han sido descritos cuatro subperiodos de esta cultura, a partir de los periodos de la historia de Oriente Medio: Obeid I (que se ubica en el periodo 6), II, III y IV, sucesivamente.

La cultura Uruk se ubica inicialmente en el sur de Mesopotamia entre los 3.800 años a.C. y luego se extendió por todo el Oriente Próximo hasta los 3.200 a.C. Las características principales de esta cultura reposan en sus imponentes estructuras arquitectónicas a partir de la incorporación de nuevos materiales y técnicas constructivas; la aparición del sello cilíndrico y la escritura, así como los avanzados rasgos de su cerámica.

Mesopotamia
5 (100%) 1 voto

¡Comparte ahora en redes sociales!
Publicado por el .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *