Romanos

Roma se fundó en la península italiana en el año 753 A.C sobre un lugar de paso comercial llamado “Paso del Tiber”. La fundación llegó cuando los romanos finalmente pudieron liberarse de los Etrusco tras 200 años de sumisión. En un principio, solo era un pequeño pueblo de agricultores, pero con el paso de los siglos se extendió hasta convertirse en un imperio que abarcó desde Gran Bretaña al desierto del Sahara y desde la península ibérica hasta el Éufrates.

Los romanos pasaron por tres etapas administrativas, primero eran un pueblo gobernado por una monarquía, luego, pasaron a ser una república (509 a.C.), y más tarde, 27 años a.C. un imperio. Te contamos algunos detalles de esta importante civilización.

La leyenda de Rómulo y Remo

Rómulo y Remo eran dos hermanos gemelos, y a ellos se les atribuye la fundación de Roma. La leyenda cuenta que en la ciudad de Alba Longa sobre la orilla derecha del río Tíber, el dios de la guerra, Marte, se llegó a Rea Silvia, una sacerdotisa virgen de la diosa Vesta, y le engendró un par de mellizos: Rómulo y Remo.

Pero al nacer, y para salvarlos fueron arrojados al Tíber dentro de una canasta que encalló en la zona de las siete colinas situada cerca de la desembocadura del Tíber, en el mar. Contra todo pronóstico sobrevivieron, gracias a que una loba llamada Luperca los amamantó y los resguardó en su guarida, en el Monte Palatino. Tiempo después fueron encontrados por un pastor y él y su mujer terminaron de criarlos.

Rómulo y Remo crecieron y cuando fueron adultos volvieron a las colinas donde la loba Luperca los amamantó y allí fundaron su propia ciudad, con el objetivo de que ambos serían los reyes. Pero al momento de fundar la ciudad los hermanos se pelearon. En esa pelea Remo murió y Rómulo se proclamó Rey. Era de esperarse pues eran hijos del dios de la guerra. Y así fue como nació Roma.

Las tres etapas de la civilización romana

Como mencionábamos en un principio, la civilización romana pasó por tres etapas desde su nacimiento hasta su caída. Las explicamos a continuación:

Monarquía

Los romanos venían de ser dominados por los etruscos, así que durante este período (desde el siglo VIII A.C hasta el siglo VI A.C), la influencia del sistema de gobierno monárquico etrusco prevalece.

República

Entre los siglos VI a.C y I d.C. los romanos se expanden e inician las guerras púnicas y otra serie de guerras, llegando a convertirse en la primera potencia del Mediterráneo. Se trata de la época de  Julio César.

El imperio

Con la muerte de Julio César, inicia la lucha de poder entre Marco Antonio Y Octavio (sobrino de Julio César). Este último vence por sobre el anterior y da lugar al imperio. Esta es la etapa de mayor esplendor para Roma y la convierte en una metrópolis poderosa y elitesca.

La esclavitud y el brazo del poder

Para poder mantener el poder y extenderse hasta los confines de la tierra, Roma necesitó durante el proceso de la mano de obra esclava. De entre los pueblos conquistados muchos pasaban a ser esclavizados.

En la sociedad romana anterior a la II Guerra Púnica (218.a.C) los esclavos no eran demasiados, y durante los primeros días de la República los esclavos se utilizaban sólo en las granjas. Pero una vez que llegaron las guerras y la expansión imperial, hordas enteras de prisioneros de guerra fueron vendidos en subasta y se convirtieron en esclavos.

La esclavitud era un concepto completamente aceptado entre los romanos. Los esclavos eran considerados humanos y no animales, se les garantizaban algunos derechos pero se consideraba que tenían una inteligencia inferior, como la de un infante.

Con la esclavitud formando parte de la normalidad de la civilización, la sociedad romana se dividía en dos grandes grupos. Por un lado estaban los hombres libres, que a su vez se dividían en patricios (terratenientes de pequeños predios), plebeyos (campesinos, comerciantes y artesanos) y los libertos. Y por otro lado estaban los esclavos que, por antonomasia, eran propiedad de otras personas y no podían percibir salario por su trabajo.

El derecho romano marcó nuestra historia hasta el presente

El ordenamiento jurídico que rigió a los ciudadanos de Roma y su imperio es en parte lo que llevó tan lejos a esta civilización. Su sistema de leyes públicas, privadas, administrativas y penales no tienen precedente en la historia y ayudaron constituir a todas las civilizaciones modernas.

Es el derecho lo que hace de los romanos una sociedad elitesca y una metrópolis poderosa. Pese a sus fallas morales y éticas vistas bajo la óptica actual, los romanos desarrollaron un sistema de leyes para dominar sus regiones escritas en libros. Ninguna civilización hasta entonces se había tomado la condición jurídica del poder tan en serio.

La religión y el sincretismo

Sobre todo para la época de la expansión imperial, la religión romana se transforma en sincretismo. Cada pueblo conquistado, con su sistema moral y de creencias, contribuyó en parte a la consolidación de la fe romana. En ese sentido, los conquistadores fueron conquistados.

Antes de la llegada del cristianismo con la conversión de Constantino I al catolicismo en el siglo II d.C., la religión romana al igual que la de los griegos no se basaba en doctrinas, sino en un conjunto de cultos y rituales, que llegó incluso a abarcar el culto al emperador.

romanos

Los romanos acogieron a dioses griegos, egipcios, frigios, hebreo, etc. y únicamente les cambiaron el nombre y o adoptaron algunas cualidades de acuerdo a su contexto socio-político. Así, cuando Constantino se convierte al cristianismo en el 313, el canon del sincretismo se repitió y lo que sucedió es que todo su sistema de creencias politeista se traspasó al catolicismo. Así, los dioses pasaron a ser santos.

Romanos
5 (100%) 1 voto

¡Comparte ahora en redes sociales!
Publicado por el .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *