Tupinambo

El Tupinambo (Helianthus Tuberosus), también conocida como  Alcachofa de Jerusalén (por su parecido con la alcachofa) es un tubérculo con propiedades que le confieren beneficios medicinales y como plantas de usos culinarios.

Esta planta perenne es originaria de Norteamérica y pertenece a la familia de la Asteraceae, por lo que se asemeja al girasol, pero más pequeña. Se conoce como una planta de fácil cultivo. Siendo su material de propagación sus tubérculos.

Es una planta que es capaz de crecer en condiciones adversas de  clima y suelos pobres, sin embargo no es de buenos rendimientos. Por sus llamativas flores, hay personas que la cultivan como planta ornamental, ignorando su potencial como planta medicinal y culinaria. Incluso, cuando llegó a Europa en el siglo XVII, era muy consumido como alimento, hasta que fue sustituido por la patata. También se le conoce como pataca, aguaturma, castaña de tierra, batata de caña, batata tupinamba, entre otros.

El Tupinambo

Propiedades medicinales y nutritivas del Tupinambo

Contra la diabetes

Debido a su alto contenido de inulina (carbohidrato), regula el nivel de azúcar en la sangre de pacientes diabéticos. El tubérculo también contiene fibra y minerales que contribuyen al efecto antidiabético, como cobre, manganeso, magnesio y zinc. Esta planta también es conocida por sus propiedades diuréticas, afrodisíacas.

Salud cardiovascular y pérdida de peso

Es el alimento ideal para reemplazar a la patata en las dietas para adelgazar. La fibra que contiene proporciona saciedad en el momento de comer, y junto con su bajo contenido de grasa, resulta el alimento idóneo en las dietas contra la obesidad. Por muchos es conocido que la fibra es un material que ayuda a limpiar el estómago e intestino por su acción abrasiva. Esta disminuye el nivel de colesterol, ya que absorbe parte de la grasa absorbida y evita su absorción. Estas propiedades lo convierten en un alimento adecuado para personas con enfermedades cardiovasculares.

Regulador intestinal

La insulina es parte del grupo de fibras prebióticas, es decir, se fermenta en el intestino, mejora el ritmo intestinal y mantiene una flora intestinal saludable.

Contenido nutricional

Su contenido nutricional está conformado por 15% de proteína, 9% de azúcar o carbohidratos y 4% de fibra. Solo el 1% es grasa, pero es muy rica en diversas vitaminas y minerales.

Propiedades nutritivas del Tupinambo

Características morfológicas del Tupinambo

Hojas

Sus hojas son ovales y dentadas.

Sus tubérculos

Generalmente son blancos, rojos o púrpuras, y pueden medir de 7 a 10 x 3 a 5 cm. Su textura se parece a la de la la patata; e igualmente se ablanda cuando se cuece, y tiene un sabor algo dulzón, semejante al del corazón de alcachofa. Externamente se parece también al jengibre.

Tallos

Pueden llegar a medir hasta 2 m de altura.

La flor y floración

La flor del Tupinambo es espectacular, de un llamativo color amarillo planta genera una flor estupenda de color amarillo muy vivo, en forma de ramilletes; por cierto que es muy parecida a las populares margaritas o gerberas, y a algunas especies de crisantemos. La floración del Tupinambo se da en el otoño; aunque hay regiones de Europa donde no florece.

Flores de Tupinambo

Cómo multiplicarlo

El Tupinambo puede propagarse a partir de las raíces enteras o en segmentos, que al menos contengan dos yemas para que se puedan dar los brotes; siendo ésta la forma más rápida y fácil. También se puede propagar por semillas; pero bajo esta modalidad el proceso puede demorar más; alrededor de dos años para que apenas inicien los brotes.

En cualquiera de los dos casos, factores como calidad del suelo, cuidados y fertilización, son determinantes. Igualmente, el espacio destinado para la planta de Tupinambo debe ser muy tomado en cuenta. El Tupinambo requiere de espacios amplios para su cultivo, dado que se multiplica por división espontánea de sus tubérculos, si no se disponen de suficiente espacio la floración no será productiva.

En este sentido, el Tupinambo puede crecer y desarrollarse de forma silvestre; sus tubérculos se van multiplicando de forma natural y así se va expandiendo la especie tanto como pueda permitirlo el espacio disponible alrededor.

Suelos ideales para el Tupinambo

Para lograr un crecimiento óptimo en el cultivo del Tupinambo el suelo debe ser permeable y suelto; esto evitará que el agua se empoce; lo que siempre es negativo. Además también debe ser rico en nutrientes; de no ser así se debe suministrar fertilizantes al suelo. La época de floración  es una fase crítica con respecto al agua. Se debe tener cuidado de no que no haya ningún déficit de agua en esta fase. En caso de que la floración no coincida con la época de lluvia se deberá regar la planta para ayudar a una máxima productividad y evitar pérdidas.

Los climas óptimos

El Tupinambo tiene un buen desarrollo en climas templados; aún así y hasta cuando las heladas lo cubren, los tubérculos pueden tolerar muy bien temperaturas bajas de hasta -15 ºC.

Control de Malezas

La interferencia con las malezas suele afectar mucho al Tupinambo, por lo que es importante controlar su crecimiento. Generalmente debe aplicarse un herbicida antes de iniciar el cultivo y una vez nazcan las plantas se repite el procedimiento. Ten cuidado de aplicar herbicidas que puedan dañar al cultivo; para evitar esto, aplica un herbicida selectivo.

Aplicación de abonos

El Tupinambo demanda altas cantidades de compuestos nutrientes: Para un óptimo rendimiento, se debe aplicar un abono compuesto. Uno de los principales aportes que se deben suministrar a la planta, es un fertilizante abundante y de calidad.

 

El Tupinambo también está catalogado como planta invasora

Tiene una gran capacidad de multiplicarse; y en muy corto tiempo, además de arraigarse en espacios grandes de suelo; por todo lo cual se le considera una planta invasora. Por esto se recomienda que en su cultivo se limite el espacio; dedicando para ello uno pequeño y bien delimitado área en la huerta.

 

Y para despedirnos…

El Tupinambo es una planta muy sencilla de cuidar. Prácticamente no necesita de cuidados más allá de estar pendiente de cortar los tallos al principio de la época de otoño, luego en verano aplicar riesgos constantes pero sin excesos para no encharcar el suelo porque perjudica a la planta, y mantener bien controlada la maleza; aunque la planta también posee mecanismos de defensa para defenderse de esta.

Tupinambo
5 (100%) 1 voto

¡Comparte ahora en redes sociales!
Publicado por el .